The Iron Lady

Magnífica interpretación de Meryl Streep, que nos revela el lado humano y femenino de Margaret Tatcher, la Dama de Hierro.

La película nos descubre que lo que realmente tenía de” hierro” era la voluntad: desde muy joven forjó su futuro gracias a su sólida determinación y su amor por la política, a pesar de que en aquellos años la política todavía era un tema prácticamente reservado a los “señores”.
Vale la pena pagar la entrada. Y vale la pena ver la película en versión original (precioso inglés británico).
Eso sí, advertencia; no vayas con sueño atrasado, porque tus parpados sucumbirán aunque tu cabeza no quiera perderse un detalle.
Un acercamiento realista y a la vez respetuoso hacia la vejez y las demencias.